Viernes 1 de Marzo de 2024 - 23:21:27

La máxima categoría del automovilismo mundial desembarca esta semana en Jeddah para el Gran Premio de Arabia Saudita, que podría ser clave para las aspiraciones del séptuple campeón.

El W14, un nuevo dolor de cabeza para Mercedes. Foto AP Photo/Frank Augstein

La Fórmula 1 disputará este fin de semana el Gran Premio de Arabia Saudita, que podría ser clave para las aspiraciones de Mercedes en este 2023. Esa afirmación puede resultar insólita, considerando que la cita en Jeddah será apenas la segunda del nuevo campeonato; pero la escudería alemana quedó en llamas tras el pobre rendimiento de su flamante W14 en la primera carrera, en Bahréin. Y, aunque desde el equipo salieron a calmar las aguas al asegurar que están unidos y que trabajan "con urgencia y calma" para elaborar un plan de recuperación; en la última semana, algunas declaraciones de Lewis Hamilton y Toto Wolff dieron indicios de que el clima no es el mejor.

Tras ocho temporadas de dominio -con siete títulos de pilotos, seis de Hamilton y uno de Nico Rosberg, y ocho de constructores- y luego de la renovación técnica que introdujo la FIA para el 2022; Mercedes sufrió durante todo el año pasado con un coche que tuvo demasiados problemas, en especial con el porpoising, ese rebote provocado por el efecto suelo; y vio como Red Bull y Max Verstappen le arrebataban el reinado. Con un nuevo diseño, el equipo esperaba comenzar esta temporada con otros resultados, pero en Sakhir, sumaron otra decepción.

Hamilton quedó quinto, detrás de los Red Bull de Verstappen y Sergio Pérez, del Aston Martin de Fernando Alonso -coche con el que el W14 comparte la unidad de potencia, la caja de cambios y la suspensión trasera- y el Ferrari de Carlos Sainz. George Russell, en tanto, fue superado además por el otro Aston Martin, con Lance Stroll al volante, y finalizó séptimo.
La reacción de Hamilton no tardó en llegar. "El año pasado, hubo cosas que les dije que estaban mal, les comenté los problemas que tenía el coche, y no me escucharon", afirmó el heptacampeón en una entrevista con la BBC tras la prueba en Bahréin.

"He manejado muchos monoplazas en mi vida, así que sé lo que un coche necesita y lo que no necesita. Y creo que se trata de responsabilidad. De asumirlo y decir: 'Sí, ¿sabés qué? No te escuchamos'. No estamos donde solíamos estar y tenemos que seguir trabajando. Sabía desde el momento que me subí por primera vez al W14 que sería un gran desafío. Tenemos que mirar el equilibrio del coche en las curvas, tenemos que ver y estudiar todos nuestros puntos débiles, tenemos que unirnos y eso es lo que estamos haciendo en este momento", agregó.

Las palabras de Hamilton parecían indicar que había cierto choque de opiniones dentro del equipo. Wolff, Director Ejecutivo de Mercedes, se encargó de aclarar que no era así.

"Lewis es una parte integral del equipo, está intentando levantarlo y todos estamos unidos. No creo que eso vaya a cambiar sólo porque hemos tenido un inicio de temporada que ha sido realmente malo. Tenemos que empujar todos en la misma dirección, los pilotos, los ingenieros, todos", afirmó el austríaco.
Sin embargo, horas antes, él mismo se había mostrado muy pesimista sobre las chances de Mercedes de pelear por los primeros puestos en este campeonato.

"Podríamos tirar nuestro coche a la basura. Hay un equipo que está muy por delante del resto y está jugando con sus rivales, ni tan siquiera tienen degradación", había analizado Wolff, en caliente, poco después de la carrera de Bahréin. "Creo que Red Bull va a ganar todas las carreras esta temporada. Vamos a intentar luchar por el Mundial, pero este año no va a ser el caso".

"Podemos cambiar el concepto, pero no se van a arreglar los problemas poniendo pontones al auto, todo depende del flujo de aire. Nuestro coche es ágil, pero no rápido. El año pasado, fue mejorando y, al final de temporada, ganamos una carrera. Por ese motivo seguimos con este concepto. Ahora, iniciamos un nuevo torneo y vemos que, de repente, no funciona nada", aseguró, pesimista.

"Bahréin nos dolió"
El fin de semana, igual, la escudería austríaca publicó una carta para sus fans, en la que aseguró que compartía el dolor de sus seguidores por el mal momento y afirmó que todos los integrantes del equipo eran conscientes de lo mucho que tendrán que trabajar para revertirlo.
"A todos nuestros fans", comenzó el texto. "Bahrein dolió. Nos ha dolido a cada uno de nosotros, que afrontamos cada temporada decididos a luchar por los campeonatos del mundo. Duele al equipo en su conjunto, después de haber invertido tanto trabajo en un coche que no ha cumplido nuestras expectativas. Y sabemos que también les dolió a ustedes. Su pasión y apoyo son tan importantes para impulsarnos".

"La situación a la que nos enfrentamos ahora no es la que ninguno de nosotros quería, pero es la que tenemos. Esa es la realidad", continuó, antes de enumerar lo que se hará al respecto.

"En primer lugar, no nos dejaremos llevar por el pánico ni reaccionaremos precipitadamente", afirmó, destacando que en lugar de buscar un "chivo expiatorio", intentarán ver el "fracaso como una oportunidad" para mejorar. "Estamos trabajando con urgencia y calma para elaborar nuestro plan de recuperación, centrándonos en lo que debe ocurrir a corto, medio y largo plazo para ganar. Ya tenemos proyectos en marcha para las próximas carreras y vendrán más. Pero no será el trabajo de un momento; no hay balas de plata en la F1".

f1 campeonato pilotos tabla posiciones 2023

"En segundo lugar, mantendremos la cabeza alta y emprenderemos este viaje paso a paso, juntos. Somos Mercedes. Conocemos los estándares a los que aspiramos, y nadie se acobarda cuando miramos la montaña que debemos escalar. No será fácil, pero ¿qué valor tiene lo fácil?", siguió.

Y finalmente, llamó a los fanáticos a que los impulsen hacia el frente, ya sea con críticas o palabras de apoyo, siempre que sean hechas de manera correcta.

"Ya estamos trabajando duro para cambiar el rumbo de esta temporada 2023. La recuperación comenzó inmediatamente después de la carrera, y todo el mundo tiene un papel que desempeñar. ¿Estás listo para unirte a nosotros en la lucha? Si es así, hagámoslo", concluyó el comunicado.

Con los resultados de Bahréin, Mercedes quedó tercero en el campeonato de constructores con 16 puntos, detrás de Red Bull (43) y Aston Martin (16). Lejos de los años de gloria a los que se acostumbró, la escudería alemana vive un presente complicado. Pero la buena noticia para Hamilton y compañía es que el campeonato 2023 recién comienza y el equipo tiene tiempo para revertir este duro momento.

Fuente: clarin.com