Miércoles 19 de Junio de 2024 - 07:07:48

El viernes, el Gobierno compró de urgencia un barco con gas licuado brasileño para llenar los gasoductos.
Pero hubo un problema con el pago y el buque no descargó el combustible.
Con la situación ya controlada, desde la Secretaría de Energía aseguran que "a lo largo del día se irá regularizando la situación de cortes de suministro".

Las distribuidoras cortan el gas a las industrias para que no falte en los hogares.
Foto: Archivo Clarín.

El problema de la falta de gas natural en el sistema se agravó el martes a la tarde. En una reunión de urgencia convocada anoche por el Gobierno, el Comité de Emergencia decidió que haya cortes de gas a todas las estaciones de servicio de Gas Natural Comprimido (GNC) del país y también a las industrias, incluso aquellas que tienen contratos "firmes" (no interrumpibles) y por el que pagan el combustible más caro que el resto.

El comité tomó la definición ayer a las 22, tras una reunión convocada por la Secretaría de Energía, el Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas), la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa) y las empresas. La preocupación oficial es garantizar el gas para los hogares y comercios, que son demanda "prioritaria" (ininterrumpible), así como un mínimo de combustible para que funcionen las usinas térmicas y puedan generar energía eléctrica -evitar apagones-.

El principal motivo de la profundización de la crisis es que un barco de Petrobras (Brasil) que debió haber descargado ayer el Gas Natural Licuado (GNL) que importó Energía Argentina (Enarsa) de manera directa -sin licitación- no aceptó la modalidad de pago que propuso el país, con una carta de crédito, ya que la Argentina no tenían los "dólares en la mano".

"Hoy a las 9 am, se logró destrabar la descarga y el buque se encuentra en operación", advirtieron esta mañana desde la Secretaría de Energía.

Enarsa compró el viernes un buque de 44 millones de m3 de GNL a Petrobras que debía empezar a re gasificar hoy. Pero a último momento la empresa impugnó la carta de crédito (pago) con la que debía pagarse el combustible y no autorizó la descarga del GNL en la terminal de Escobar, el barco se encontraba amarrado y conectado a mangueras desde las 16 horas del martes 28 de mayo.

Con la situación ya controlada, desde la secretaría de Energía aseguraron que "a lo largo del día se irá regularizando la situación de cortes de suministro".

Cómo se desató la crisis energética impensada
Las distribuidoras de gas habían ordenado ayer ampliar los cortes de suministro en el Norte del país a las industrias y estaciones de servicio de Gas Natural Comprimido -GNC- con "ventana firme" (es decir, una provisión para la que tenían un contrato no interrumpible).

La medida afectaba principalmente a la provincia de Santa Fe, pero también a Córdoba y el resto del Noroeste Argentino (NOA). Sin embargo, entrada la noche se decidió extenderla a todo el país para estabilizar al sistema.

Carta de Litoral Gas pidiendo cortes a las estaciones de servicio de TGN

Según una carta que vio Clarín, la empresa Litoral Gas había notificado temprano a sus estaciones de Gas Natural Comprimido (GNC) e industrias que deberían cortar el suministro para priorizar el consumo de los hogares y comercios -"demanda prioritaria" en Rosario, Venado Tuerto, Firmat, Chabas y Casilda por la noche del martes. El objetivo era "preservar la estabilidad del sistema".

La crisis energética imprevista, como adelantó este medio, se desató la semana pasada por el frío polar, la alta demanda de los hogares y comercios (unos 80 millones de m3 diarios, cuando en esta época del año pasado era de 45 millones de m3 al día) y un despacho energético que priorizó el ahorro fiscal de subsidios cuando no estaban terminadas las obras complementarias del Gasoducto Presidente Néstor Kirchner (GPNK) de Vaca Muerta.

La tardanza en descargar el gas del barco de Petrobras en Escobar -que costó unos US$ 21 millones- representa una pérdida de 14 millones de m3 en los gasoductos, que se suma a los desperfectos técnicos que tuvo ayer Transportadora de Gas del Norte (TGN) en sus plantas compresoras de Beazley -San Luis- y Chajan -Córdoba-, ubicadas sobre el Gasoducto Centro Oeste. TGN declaró "fuerza mayor" y tuvo fuera de servicio otros 2 millones de m3.

Esto ocurre en un contexto donde el Gobierno solicitó a las industrias que consuman el mínimo de gas para evitar que los hogares sufrieran cortes mientras se demoran las obras y las temperaturas bajas no ceden.

Fuente: clarin.com